Una mirada al Fondillón I

Mosaico sacado de: https://domus-romana.blogspot.com/2017/09/vinalia-vendimia-y-fiestas-del-vino-en.html

El pasado glorioso: La historia de un vino de leyenda. De la mesa de los reyes, al desvanecimiento y a su prodigiosa recuperación actual.

– Autoras: Ana Maria Molina y Mila De Torres

PRIMERA PARTE

Manuscrito de la Estoria de España de Alfonso X

Espanna es abondada demiesses, deleytosa de frutos, lozana de caballos… alegre por buenos vinos…

– Alfonso X el Sabio. Crónica General.

La historia ha sido pródiga con el Fondillón, como lo es la naturaleza del propio vino: generoso y ancestral; para algunos, verdadera «historia embotellada».

La arquelogía documenta —y excavaciones del doctor Lopéz Padilla lo verifican— la elaboración de vinos en Alicante en el siglo VI (a. C.): según un lagar encontrado en Benimaquia (Denia), se trata del vestigio más antiguo de la península Ibérica. También, la primera referencia sobre los vinos de Lucentum, como recuerda Primitivo Quiles en el Libro de la Monastrell (p.214), la da el historiador grecorromano Diodoro Sículo (S.I a.C.) en su magna Biblioteca Histórica.

Pisada de la uva en lugares fenicios del sur de España. Dibujos de E. Dies y F Chiner Museo arq. Denia

Carolina Frías, en su trabajo El poblamiento rural de… Lucentum, etc.  (2010) cita varios ejemplos de villas romanas en que se constata la producción de vino en la zona, no solo para consumo, también para la exportación, como demuestran los talleres de ánforas vinarias descubiertas en la playa de la Almadraba (Denia) o en El Campello

Los estudios de Juan Márquez sobre El comercio romano en el PortusIllicitanus (1999) corroboran también el frecuente comercio de este preciado líquido durante toda la época imperial.

Edición de los Privilegios de Alfonso X Banco de alicante 1984

Aunque la dominación islámica no abandonó el cultivo, como lo demuestra el Pacto de Teodomiro con el pago de tributos en mosto de la zona durante los primeros siglos (Quiles, op. cit.,214), la mayor parte de la enorme producción de uva iba destinada a pasas y arrope para exportar a Italia y Francia (Piqueras H. Canelobre, 54, p.12).

Lo cierto es que con la Reconquista se expande el viñedo y la elaboración de vino:«Fueron los cristianos (…) los que durante el siglo XV crearon un vino con nombre propio, el Alacant, que habría de alcanzar renombre y proyección universal» (Piqueras, op. cit, p.12.)Las bases jurídicas en sus albores se cimientan en los documentos patrimoniales del vino de Alicante, como los privilegios reales de Alfonso el Sabio (1275) que eximen de tributos, y el trascendental privilegio de Fernando el Católico (1510) que dio lugar a la protección del vino propio frente a la entrada de forasteros.

Con él, se crea la Junta de Inhibición de vino forastero de Alicante, que regulaba el origen y la calidad. Fue, tal y como señala Gutiérrez de la Vega, en realidad, la primera denominación de origen; pero también el momento en el que se establecen las primeras medidas proteccionistas. Ambos hechos de gran trascendencia histórica y económica.

Folio 53v y 54r del Libro de Privilegios y Provisiones Reales 1508-1579. Archivo Municipal de Alicante.

Desde entonces, un número no desdeñable de testimonios directos o deducidos corroboran la existencia de un preciado vino que se elaboraba en la zona —el tintAlicant— y llegaba a los confines del mundo conocido a través del comercio marítimo y de las abruptas rutas terrestres. Felipe Agusto de Francia, en 1214, con motivo de la primera feria de vinos de París (Guide du Vin. Raymond Dumay. 1967), lo reconoce como uno de los grandes vinos: entre los cinco que menciona, dos eran españoles.

En el XV se datan sus primeras menciones documentadas con el censo a primeras cepas que liberaba de pago al arrendador del impuesto sobre las cepas viejas y aseguraban la duración del contrato mientras siguieran en producción. José Guillem, escribe en un artículo de la revista Apolo y Baco que el fondillón nació casi por casualidad—«fruto de la legislación romana, de la austeridad del campesino y de su paciencia—: al mantenerse a través de la Edad Media una forma de explotación heredada del derecho romano, la enfiteusis, que consistía en que, mientras que queden vides en producción de las que se plantaron en origen, la explotación de los terrenos sigue siendo del arrendatario. De ese peculiar sistema contractual procede la condición de este vino: las últimas en vendimiarse eran esas veteranas cepas, de producción escasa, recogida por el propio agricultor una vez acabada la cosecha y ya sin las cuadrillas, como sostiene Quiles (op. cit. 215).

Racimos sobremadurados por el sol otoñal, concentrados y ligeramente pasificados, que estrujan en el lagar; aquel mosto espeso se pone a fermentar en los toneles más viejos al fondode las bodegas.  ¿Estaría aquí la posible etimología del término?

Retrato de Georg Giszé. Hans Holbein el Joven.
Gemäldegalerie Berlín

Mediado el siglo XV la difusión comercial del tinto de Alicante por Europa es un hecho. Múltiples documentos y estudios atestiguan el profuso comercio con las prósperas ciudades del norte de Europa y las delegaciones comerciales que se abrieron en ellas para la distribución del afamado tinto de Alicante. Roger Dion, geógrafo e historiador francés (1896-1981), afirma que empieza a ser célebre en Francia, Flandes e Inglaterra a final del S. XV; lo atestiguan los Libros de Privilegios de Amberes (Flandes): en 1482, queda registrado el Alacant como uno de los vinos licorosos que entraban y salían de esa ciudad.

Se conocen, y se recuerdan continuamente, las múltiples referencias de ilustres viajeros, como Jerónimo Münzer, médico de Nuremberg, quien en 1494 viaja por España como veedor de banqueros alemanes que tenían negocios con España y querían constatar la pujanza comercial del puerto de Alicante. Allí, se admira de la producción y del constante trasiego de barcos cargados del preciado vino con destino al norte de Europa, exportación que también ha visto en el puerto de Valencia («Vino de Alicante, que se exporta en grande escala a Inglaterra y a Alemania; la misma ciudad envía a Inglaterra, Francia, Alemania, Italia y otras naciones de Europa barcos cargados de uvas pasas, hábilmente preparadas por los moriscos»). El relato se recoge en su Viaje por Portugal y España en donde su aprecio está descrito con entusiasmo:

…pero es más aún la del que llaman tinto de Alicante, de gran mercado en Inglaterra, Escocia, Flandes y otros lugares de Europa. Es vino muy espeso y de subido color, hasta el punto de que en Flandes con él encabezan y fortalecen el vino del Rhin, porque en esta nación es tanto su consumo que parece increíble. el día que paramos en la ciudad vimos en el puerto veintiseises naves de Vizcaya, de Flandes y de otros países que iban por cargamento de vino…

– (p.75, edición del latín de Julio Puyol. Boletín de la RAH).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *