Una mirada al Fondillón II

Imagen: Testamento de Elcano.

Vino de reyes, escritores, científicos y viajeros.

– Autoras: Ana Maria Molina y Mila De Torres

SEGUNDA PARTE

Del interés que ha despertado este emblemático vino, siempre y en diversos órdenes, habla la atractiva controversia de naturaleza histórica en torno a la conmemoración del quinto centenario de la vuelta al mundo de Magallanes y Elcano: ¿viajó este vino entre los enseres que dieron la vuelta al mundo a bordo de los navíos?

Nao Victoria, mandada por Elcano, única que volvió de la expedición que dio la vuelta al mundo en un mapa de Ortelius de 1589

El almirante Guillén Tato, ilustre marino, alicantino entusiasta, historiador y polígrafo, sostiene la presencia del vino de Alicante en su libro Historia Marítima española. También la exposición Primus Circumdedisti Me, que organizó en 2015 el Archivo General de Indias, mostraba un itinerario documental por diversos aspectos del viaje, entre ellos, la preparación material de los barcos en Sevilla y su equipamiento. De esas referencias documentales parece desprenderse que el Fondillón, o vino de Alicante, se incluía en la carga como producto apreciado y especial.  No parece que falten razones para ello: a los tripulantes les vendría bien un vino que reunía propiedades medicinales por contenido notable en ácido tartárico, su alta concentración de ácido cítrico, lo que ayuda a prevenir la avitaminosis y el escorbuto, y el elevado grado de alcohol que actuaba como antiséptico, según recoge Félix Cardona; además, el Fondillón, perduraban aún en las condiciones desfavorables de la travesía marítima. Ambas razones abonan que se eligieran para un viaje que se preveía largo.

Concesión a Juan Sebastián Elcano de la divisa Primus Circumdedisti Me

Por otra parte, autores tan reputados como Rafael Poveda, con su enciclopédico conocimiento del Fondillón, en un artículo de julio del 2019, «El testamento de Elcano», afirma que no hay «ninguna evidencia documental de la presencia de Fondillón en la Expedición de Magallanes, solo mitos y leyendas». Paso este de enorme validez científica.

Se abre con ello una interesante línea de investigación para dilucidar con evidencia documental, si entre las 200 pipas de vino, 253 botas y 129 botijas que se embarcaron queda esclarecida la presencia del Fondillón en los bajeles que abrieron definitivamente los océanos al conocimiento humano.

No son intrascendentes ni escasas las menciones en obras literarias prestigiosas que reúne este seductor vino, casi todas recogidas por Poveda en el artículo de la revista Canelobre (64: 2008). Veamos algunas. Alejandro Dumas en dos de sus obras: el Conde de Montecristo y La Reina Margarita; en la primera, el sibilino conde, al ofrecer una bebida a su invitado, el noble Cavalcanti, le oye considerar el Alicante su «vinillo predilecto» respecto a otros como el oporto. Shakespeare, entre otros escritores ingleses lo hace aparecer en su comedia Las alegres comadres de Windsor, en una sutil paronomasia entre los vocablos (en inglés) «elegante» y Alicante: «parece evidente que Shakespeare estaba jugueteando fonéticamente con alligant-Alicante y elegant-elegante, y que su público lo hubiera captado», indica John Maher (Canelobre 64; p.101).

http://cuentosmagicosblog.blogspot.com/2015/04/las-alegres-comadres-de-windsor-william.html

Algunas, y muy interesantes,de esas referencias, las cita Carmona (Tesis,  ); como el cándido milagro del beato Hibernón, con su curiosa multiplicación del vino fondillón. O la del gran ensayista del 98, Azorín (Poveda, op., cit.; p.90) quien recuerda la bodega de su familia en Monóvar y el sistema de solera con que se criaba el fondillón: «En la de Monóvar guardábamos celosamente un barril de Fondillón. Sacábamos todos los años un cántaro y lo reponíamos con otro nuevo».  Más adelante, en el mismo artículo, valora el rancio fondillón como obsequio de lustre: … «seis botellas de Fondillón, bien lacradas. Se las regalé a don Antonio Maura. Desde entonces, cuando don Antonio Maura se levantaba en el Congreso para pronunciar un discurso largo y le traían un vaso de agua con unas gotas de café, yo pensaba: Más confortativa sería una copita de Fondillón»; que recuerda con una de sus magistrales descripciones: «vino centenario, su sabor es dulce, sin empalago; por su densidad empaña el cristal; huele a vieja caoba». Poveda, en una entrevista con Igor Cubillo, asegura conservar en su bodega el tonel de Fondillón de la familia Azorín. En el blog Territorio Gastronómico se recoge:

http://territoriogastronomico.com/noticias/fondillon-recordar-al-escritor-azorin

También el gran escritor alicantino del siglo XX, Gabriel Miró, cuya obra destila refinada sensorialidad y sensualidad exquisita, alude en Nuestro padre san Daniel a la gustosidad barroca del viejo alicante:

La abundante noticia sobre nuestro vino de gala se mueve entre la historiografía, los contratos mercantiles de la salida de vino a través del puerto de Alicante y los «aromas de leyenda», que diría Valle-Inclán Tal es el sugestivo episodio en el que se relata la predilección del Rey Sol por el vino de Alicante, que recogen muchos autores (Carlos Delgado, El libro del vino; Javier Carmona,Tesis, etc.). Rafael Poveda, en su artículo citado de Canelobre (p.90), refiere con detenimiento el suceso, tomado de las memorias de su cronista, el duque de Saint-Simon —aristócrata que viajo por España para concertar el matrimonio del Delfín con la infanta María Ana Victoria, hija del rey Felipe V—. El episodio es este: el Rey Sol, reconocido amante del Fondillón, en los últimos días de su vida solo toleraba los remedios medicinales disueltos en el vino dulce de Alicante. Es fama que, estando casi en la agonía, le ofrecieron una copa de Fondillón con esta triaca para volverlo a la vida, y el rey la apuró con esta exclamación: «¡Por la vida o por la muerte! Lo que sea complacerá a Dios»). Este romántico episodio revela el aprecio singular de las cortes más exigentes por el elixir alicantino.

No menos interesante, pero desconocida hasta que la tesis de Carmona la desvela, es la referencia de AmedéeMarteau, autor romántico, viajero (Deuxmois par l´Espagne, p. 300) y amigo de Dumas, que califica al Fondillón como el mejor vino de España. También la ciencia se detiene en su exégesis con obras científicas como la del ilustre botánico Cavanilles, en cuyas Observaciones sobre la historia natural, geografía, agricultura, población y frutos del reino de Valencia sostiene que «el verdadero Alicante debe hacerse con uva monastrell y de ellas resulta aquel vino tinto espeso, de un sabor dulce con alguna aspereza, tan estimado en todas las naciones». Joan Martí (ElsVins de l’arcmediterrani), enólogo, estudioso y ensayista, describe la función reconstituyente del fondillón en la navegación transatlántica a partir del XV, en virtud de su alta graduación: «mezclaban el agua con el tinto alicante que, por su contenido en alcohol y ácido tartárico, actuaba como conservante del agua potable […] como alimento debido a su contenido de ácido cítrico y azúcar». Su investigación la corrobora el libro de viaje del capitán James (1633) en su búsqueda del paso del Noroeste (TheStrange and DangerousVoyageofCaptaine Thomas James…): mezclaba el «Alicant» con siete partes de agua y ofrecía a cada marinero una pinta de este preparado al día para superar la debilidad que el viaje y la carencia de alimentos frescos acarreaba. Esa misma razón abona, aun con cierta controversia entre testimonios, la presencia del Fondillón en la carga de la expedición de Magallanes y Elcano alrededor del mundo un siglo antes, pues tan eficazmente cumplía con su objetivo medicinal.

Cavanilles examinando una planta S. Rizo (1801). Museo Nacional de Colombia.

Los siglos de oro, XVI, XVII y XVIII, también fueron una época áurea para nuestro vino, la ciencia, la literatura los viajeros, los militares y el comercio revelan el favor del que gozaba, a pesar del elevado precio que se pagaba por su disfrute. ¿Lograremos que vuelva redivivo ese renacimiento? Alcemos una copa de viejo Fondillón por ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *